Buscar este blog

Cargando...

jueves, 18 de agosto de 2011

Un poco de Historia sobre las Monturas.

"Monturas, conozca las claves para eligir la indicada.


Hace más de 2000 años, los guerreros asiáticos diseñaron la silla de montar, uno de los inventos más revolucionarios de esa época.
Esta herramienta les permitía batallar cómodamente, sin correr el riesgo de caer del caballo mientras luchaban de forma más efectiva.
Con el transcurrir del tiempo, este elemento evolucionó y fue adaptado a las características fisionómicas propias de cada una de las razas equinas y por ende de las disciplinas que se practican en el lomo de este animal.
Es importante saber que la montura, es un elemento que no se debe adquirir al azar, es una pieza que reúne características especiales y únicas que se ajusten al tipo de actividad ya sea competitiva, trabajo o deportiva.
El mercado de las monturas se divide en tres grupos básicos: Galápagos, Tereques y Sillas de Cabeza.
Dentro del primer grupo de Galápagos, se encuentran las monturas propias para las competiciones y la realización de actividades deportivas, el segundo hace relación a los Tereques, creados básicamente para las actividades de paseo, y el tercer y ultimo grupo, son las Sillas de Montar, aquí es donde hay una importante oferta de sillas de trabajo y lujo de paseo.
Cabe anotar que en el mercado encontramos una importante oferta de los anteriores grupos, a los cuales el fabricante aplica múltiples diseños innovadores; por ello, tenga en cuenta que el diseño de la silla debe ajustarse a la anatomía y contextura propia del caballo, la actividad a realizar, además de las condiciones del terreno donde se ejecutan las actividades; otro de los aspectos importantes son los materiales que componen la montura, ya que las piezas deben ser livianas, elaboradas en materiales frescos y suaves, para que no generen ningún tipo de herida al jinete ni al animal.
Para saber si una montura es apta y es soportada por el ejemplar, es necesario estar muy atento respecto a la forma en como este se comporta, y si se ve cómodo con la silla en su lomo, ya que en reiteradas ocasiones se ignora que muchos de los accidentes equinos, son producidos por elementos que generan incomodidad y hasta lesiones al ejemplar.
Por otro lado, su durabilidad, depende de un buen mantenimiento, el cual se basa en el uso correcto de grasas y constante limpieza, además de un adecuado cuidado al almacenarse, esta tarea debe darse en un lugar seco al cual no le lleguen directamente los rayos solares, ya que pueden deteriorar los materiales de la silla si por un periodo prolongado de tiempo la impactan fijamente.
Cada persona puede personalizar a su gusto la montura, pero nunca olvide que estas deben obedecer y favorecer la salud y comodidad de los ejemplares durante su trabajo.
Fuente: www.larepublica.com.co
Saludos de Gabriel.