Buscar este blog

Cargando...

sábado, 6 de agosto de 2011

Articulo sobre un Colico en una Yegua.

Este articulo de un veterinario Venezolano, que me autoriza su edición en el Blog, aunque es un poco largo, se lee con suma facilidad y al final se hace corto.
Es un relato de una intervención por un cólico, pero de manera muy artesanal, que se resuelve satisfactoriamente, con mucha fe y con gran profesionalidad.
Este es el articulo de Carlos Federico:

"EL precio de un sueño!!! Se acabó el mito de la cirugía abdominal.

Autor: M. V. Carlos Federico Rodríguez
Yegua "Puño e Palma".
En estos días en los que me dedico a escribir estos relatos, he sido llamado a atender en la Policía Municipal de Vargas, una emergencia de una yegua castaña que tiene una potrica lactante de 3 semanas de nacida.
La yegua presentaba un fuerte cólico desde hacía 24 horas. Al trasladarme al lugar que queda en las playas de Macuto en donde opera este destacamento llamado el “Pavero”, allí estaba la yegua adolorida, pero estable. Y la potrica mamando. Y atormentando a la mama que estaba deshidratada y dando leche a la vez, cosa que acelera la deshidratación.

Lo primero que hice fue verla rápidamente y toque sus orejas y cara. Esto es lo primero que hago y así mido el calor que irradia esta zona y puedo definir si hay fiebre.
Lo segundo que hago de inmediato es protruir el tercer párpado para exponer su mucosa. Esta con su color, es un espejo de como están las condiciones corporales y su metabolismo.

Nunca suelo hablar con la gente que rodea al animal sobre lo que ha pasado. No soy muy creyente de la anamnesis. Yo creo en lo que veo. El caballericero, por lo general ante la situación y el estrés del momento, suele olvidar, o no decir la verdad.
Yo me comunicó directamente con el caballo. Yo hablo con los caballos!!! A pesar de ser este un fenómeno que ha existido por siglos, el primero que habla de ello es “Monty Roberts” a quien pude conocer hace ya unos 20 años en Kentucky en un congreso de laminitis equina en los Estados Unidos. Y por el se hizo una película que protagonizó Robert Redford. Desde entonces, me puse bruto con la gente y solo hablo con los caballos!!!
Es poco lo que aporta un propietario más que enredar los casos y desviar la mente a uno que esta tratando de salvar al ejemplar.
La yegua sin fiebre, y estable. Es muy mansa y con un especial umbral del dolor. Estaba muy deprimida. No había una sonda naso gástrica, a lo que improvise de inmediato una con una manguera de jardinería. Al rato fueron a buscar una a la ferretería mas cercana, una de mayor diámetro y transparente adecuada para la situación.
No había mayor acumulación de material en el estomago. Recordemos que el caballo no puede vomitar, lo que suele ser un problema ya que los gases no pueden ser eructados, ni su contenido, expulsado.
En el libro de anatomía de Sissons está bien descrita esta situación anatómica. Recomiendo su lectura (La Corbata Suiza).
Los ruidos intestinales eran normales, el ciego del lado derecho también pero muy timpanizado. De inmediato, procedo a palpar vía transrectal y revisar el colon. Allí pude palpar, gran cantidad de contenido acumulado en la flexura pélvica y el colon desplazado a la izquierda por la gran presión de gases desde el ciego que estaba muy dilatado. Desde el primer momento en que palpe esta situación, supe que esta era el área a tratar. Dejé la sonda naso gástrica permanentemente colocada en el estomago, a lo que se observó gran cantidad de reflujo durante los días en que trate a la yegua. El reflujo indicaba que no había paso del alimento o del agua hacia el recto.
Debido a la gran cantidad de gas, indiqué que salieran corriendo a una licorería a comprar 2 litros de anís. El anís es un anti flatulento por excelencia, y además, el alcohol contenido en el va a producir un efecto de sedación, parecido al de una buena borrachera.
La hidratación vía parenteral es crucial y no había ni un frasco de suero. Les dije salgan corriendo y me tren 3 cajas de Ringer Lactato. Y no puede ser otro ya que esta es una solución buffer. Y los policías salieron en sus motos y aparecieron rápidamente con los frascos de suero. A lo que coloque dos catéteres numero 14 uno en cada yugular. Y se colocó a chorro para hidratar rápidamente a la yegua.
Muchas veces el solo hidratar al ejemplar afectado por una deshidratación se logra fluidificar el contenido del colon y es posible que se puedan eliminar las excretas. De igual forma el uso de Sal de Epson o Sal de Higueras que administrada vía oral hace que por gradientes de concentración el líquido del torrente circulatorio sea arrastrado a la luz intestinal y por aumento del peristaltismo se fluidifique y se logre expulsar las excretas. Pero esta técnica debe ser usada con precaución ya que el ciego en este caso esta distendido al igual que gran parte del colon por el gas acumulado.
Pase 2 días al lado de la yegua tratando por diferentes vías recuperarla. Pero todo fue infructuoso.
Este es un animal valioso, ya que  la yegua es usada en equino terapia, con niños autistas y además de otras situaciones especiales. Los padres llegaban con sus niños a montar la yegua y a ver su potrica; se encontraban con el cuadro angustioso de la yegua favorita de todos los niños enferma y con grandes posibilidades de morir.
La policía estaba avocada al caso y hasta el Director se acercó a ver la yegua.
Total que todo lo que hice para evitar que muriera y saliera del cólico fue infructuoso, 2 galones de aceite mineral también se le aplicaron durante el tiempo de tratamiento así como enemas, lavados gástricos, y una gran cantidad de agua se le dejaba en el estomago para que la hidratara. Nada sirvió!!! Toda el agua se regresaba de color verde, muy poco contenido de aceite también.
Al tercer día, Juan Carlos por cosas del destino o cosas de Dios, tenia que pasar unos días debido a una diligencia aquí en mi casa. Lo llevé directo a que viera la yegua y que me diera su opinión. Pero antes de que el llegará, yo había trocarizado el ciego con un catéter numero 18 y logré vaciar mucho contenido de aire ya que la yegua casi no podía respirar por la presión abdominal.
Y ya la yegua respiraba mejor pero la columna estaba arqueada como que sufriera de una sifosis.
No había alternativa, o se operaba o se moría!!! A esas alturas estaba en buenas condiciones y no quería que se complicará.
El color de las mucosas era bueno y estaba bien hidratada. Y yo no iba a dejarla morir, y los policías tampoco, estaban dispuestos a lo que fuera por salvar la yegua.
Juan Carlos de Abreu, Médico Veterinario y mi primer alumno hace 23 años, llegó y la revisó de la misma forma que yo lo hice. Es mi escuela!!!
Al palparla me dijo, hay una compactación de la flexura pélvica. El mismo diagnóstico que hice yo. Así que no estaba tan perdido. Trató de trocarizar el ciego pero ya no había forma de sacar aire, ya yo lo había sacado hacía minutos.
No teníamos material quirúrgico adecuado, pero eso no me iba a frenar.
Les dije, la vamos a operar, Juan Carlos y el resto no estaban muy de acuerdo pero era de día y si se hacía de noche, por falta de luz no la íbamos a poder operar.
Las condiciones no eran apropiadas y era tremendo riesgo hacerlo. Les dije es ya!, o se muere la yegua. Así que di instrucciones a los policías y pedí que fueran a los hospitales del área a solicitar Tiopental, Ketamina, y Guayacolato de Glicerol para hacer una buena anestesia. Yo nunca había hecho una cirugía de esa magnitud y Juan Carlos tampoco, pero si lo habíamos visto hacer al Dr. José Verocay un veterinario excelente, profesor de la universidad de Montevideo en Uruguay. Y eso nos tenía envalentonados. No había guantes de cirugía, no había campos quirúrgicos. Yo tenía hilo de pescar. Pero no tenia agujas.
Así que agarre unas agujas numero 18 de uno y medio pulgadas y le quite el plástico que las une a las jeringas y agarre el nylon y se lo metí a la aguja, con un martillo de herrar aplaste suavemente el nylon dentro de la aguja y calenté con un fósforo la misma. Así arme 6 suturas, y de una clínica nos regalaron 4 catgut crómicos.
Armamos el equipo y giramos las instrucciones al personal que allí estaba. Sedamos la yegua con Xilacina, y se coloco la Ketamina y el suelo!!!!
Entre todos agarramos la yegua para que callera suavemente en el patio donde la operamos.
Se le colocó en posición de cúbito supina y se rasuró toda la línea alba. Lavamos muy bien el área con solución de Iodopovidona, y nos lavamos lo mejor que pudimos en forma rápida las manos y brazos. Un hombre sosteniendo cada miembro y todos grabando y tomando fotos.
Pregunte si ya podía incidir la piel y me dijeron que si. Ya se le estaba administrando el Tiopental y el Guayacolato de Glicerol.
Y la anestesia fue impecable. Yo incidí piel y comencé a abrir el abdomen y de inmediato se salieron las viseras timpanizadas. Juan Carlos termino de abrir cavidad abdominal. El ciego fue el primero en la fiesta. Si note que salió aire fétido de la cavidad abdominal, pero presumí que había sido por la trocarización. Pusimos bolsas de basura de polietileno y allí depositamos las vísceras. Comenzamos como locos a revisar rápidamente todo el intestino delgado y Juan Carlos localizó una ruptura del intestino Delgado, limpiamos el área y suture rápidamente con catgut crómico.
Metimos en varios lugares catéteres 18 en el intestino con la finalidad de vaciar el gas ya que no nos dejaba trabajar bien.


Luego hice un pequeño corte en el colon para sacar el gas y cosí rápidamente con catgut. Sacamos el ciego lo coloque en una bolsa de polietileno, realice un corte en el vértice y vacié todo el contenido que salía a chorros junto con el gas y rápidamente se vació completo. Le metí una manguera de jardín por la herida hecha y la lleve hasta el colon. Sacamos lo que se pudo y luego metimos los brazos para masajear la flexura pélvica y poder licuar la impactación de alimento. Se suturó la herida hecha en el colon con catgut crómico y lavamos con una solución de Penicilina todas las vísceras y las metimos en la cavidad abdominal lo más rápido posible. Luego comencé a suturar línea alba con la sutura de nylon de pescar con puntos en X interrumpidos, cosí los primeros puntos pero ya estaba exhausto y Juan Carlos la termino de coser.
La sutura de piel la hizo Ricardo Camelo y Daniela Lopez quien además manejo impecablemente la anestesia.
La operación duro una hora y 7 minutos. La yegua salió perfecta de la anestesia, se levantó sin problemas y todos ayudamos a que se mantuviera en pie sin problemas. La potrica desde el primer momento comenzó a mamar de nuevo. Pero la ayudamos con tetero el cual aceptó desde el primer momento.



La potrica se tomó en esos días un promedio de 10 lts al día, y con todo y eso, molestaba a la yegua y le golpeaba las tetas para que apoyará mas leche y le metía la cabeza bajo la herida.
Una yegua produce un promedio de 20 lts de leche al día. Y la potra cada 10 minutos se paraba a buscar su alimento. Así que esa glándula mamaria esta todo el día y la noche produciendo leche.
Solo se colocó un espray en la herida para protegerla de las moscas y como antiséptico. Se le aplicó en el momento, Penicilina y Gentamicína cada 12 horas, y Meflosil como desinflamatorios antipirético. Pero ni fiebre le dió a la yegua. Esta fue una operación inédita en el país. Y el equipo que me ayudó fue todo improvisado, todos se portaron a las mil maravillas.
Soy una persona muy creyente y de una fe infinita, desde el primer momento le pedí a la Virgen del Carmen que nos cubriera con su manto milagroso a todos en esa operación y que intercediera por nosotros dándonos el poder de la sanidad para poder curar a ese animal que de tanto le sirve a todos esos niños enfermos que asisten a la equino terapia.
Y digan lo que digan aquellos faltos de fe, alguna fuerza sobre natural intervino en ese momento, ya que todas las condiciones estaban dadas para que esa operación fuera un fracaso. Pero el infinito poder de Jesucristo y de su padre Jehová se puso de manifiesto en esa yegua, nos permitió hacer una operación impecable.
Todos quedamos sorprendidos, hicimos esa operación en un tiempo de 1 hora y 7 minutos desde que la yegua cayó en el piso hasta que se paró. A los 2 días estaba comiendo como que aquí no ha pasado nada.
No hubo infección, no hubo fiebre, no se fue ningún punto. Y esto en las condiciones en las que operamos no tiene lógica alguna. Los milagros solo existen para las personas que creemos en ellos!!!
No se gastó casi nada en esa operación, y lo poco que se gastó fue regalado por las clínicas del área.
Aquí se acabo el mito de las operaciones abdominales. La taza de mortalidad en los quirófanos donde se operan en condiciones de asepsia es muy alta, y nunca tardan menos de 2 horas y hasta 3 y 4 horas operando.
Juan Carlos me decía, que a él no le gusta salir de Barquisimeto y afortunadamente en ese viaje que hizo fue para resolver un gran problema causado por un veterinario del INH quien tratando de perjudicarme a mí, lo estaba perjudicando a él. Pero todo le salió mal a esa persona. Y él me decía al día siguiente, que si Dios lo había traído a Caracas a la fuerza por culpa de ese enajenado, que él se dio cuenta que fue al final para ponernos a trabajar juntos como fue hace 20 años o más cuando él era un estudiante de Veterinaria y alumno mío, así fue!!!
Como lo dije antes, somos unos verdaderos hijos de Dios y aquí se vio manifestada su presencia. Somos unos Cristianos practicantes de la fe y de la cristiandad.
En ningún momento nos planteamos cuanto íbamos a cobrar y de verdad que eso nunca nos importó ni nos importa. La emoción que vivimos ese día en esa hora y 7 minutos, no hay plata en el mundo que pueda pagarla. Ni que me den lo que me den, ni que me ofrezcan lo que ofrezcan yo no podría garantizar un resultado como este a otro caballo.
La emoción de verla viva al día siguiente, la sensación que sentí al verla comer y que su digestión era perfecta, es indescriptible!!!
Y así la vi cada día mejor. Y hasta hoy la yegua sigue viva y ya su potra come sola.
Se llama "la Primavera" y es castaña igualita a la mama, al principio era muy rebelde pero ya con el tetero se amanso y le encanta buscar a la gente.
El día 25 de mayo, recibí de manos del alcalde de Vargas un reconocimiento escrito en un diploma entregado en un acto solemne en la sede de la policía en el playón. Y de manos de los policías de la brigada montada una bellísima placa en reconocimiento a la labor prestada. Ese fue un día muy emocionante y le avise a mi mama que me quiere tanto, y ella como loquita se vino desde Caracas en autobús feliz a ver el acto. Y de verdad que me sentí muy bien!!! Los policías me aplaudieron muchísimo como agrediéndome el trabajo y el cariño que le di y le doy a sus animales. Y eso no hay plata que pague una sensación como esa. Ni plata con que comprarla.
Voy atesorar el mes de mayo del año 2011 en mi corazón y desde ya forma parte de mis mejores recuerdos.
Una muestra más de que Dios si existe y de que yo soy su hijo. “Si Dios conmigo, quien contra mí?”. Yo no dudo.
Y esta fue la historia de Puño e Palma.

Pero eso no se quedo allí. Hace 2 noches bajaba yo tarde de caracas a la Guaira, y me llama el jefe de la policía, que una potra de 6 meses se corto un muslo y estaba muy preocupado. Yo le dije que ya no se preocupara que en 5 minutos estaría allí. Y cuando llego era una herida de al menos 25 centímetros. No muy profunda pero muy escandalosa por la cantidad de sangre y estaban mis amigos los policías de verdad muy preocupados a esa hora con ese accidente. Y lo peor era que la potra era muy salvaje. Nunca la habían tocado y la mama era peor de brava. Así que sacamos a la mama del puesto y agarramos a la potra a la fuerza y en un segundo le metí un sedante para tranquilizarla. Como no le hacía efecto le administre una segunda dosis de Xilacina. Al ratico la potra estaba mansita.
Hace ya un año yo había comprado una linterna de minero de esas que se ponen en la frente, y que momento tan especial para usarla. Ya que había muy poca luz. Y por suerte mi cámara tenia pilas y le tome sendas fotos a la herida y a todo el proceso de sutura.
Tardamos 40 minutos en suturar. Yo suture parte del músculo roto, luego la fascia muscular, el tejido sub cutáneo y al final la piel. Hice puntos de aproximación y luego puntos simples, pero primero embebí la herida en todos los planos con Nitrofurazona.
Los policías emocionados porque los invite a suturar y ellos que no cabían en el cuero de la alegría. Todos al menos agarraron un punto y se echaban chistes pero concentrados cada uno en el momento que estaban viviendo.
Al final de todos esto ya todos aprendieron a suturar, inyectar, sondear y me quieren mucho y yo a ellos que a cada rato me repiten que si tengo algún día un problema que los llame que ellos irán en mi auxilio. Pero de verdad les digo que no hace falta. Yo soy de  buena conducta y además tengo en mi carro y a mi lado tomados de la mano a Jehová; a su hijo Jesucristo y cuidándome las espaldas a su madre la Virgen del Carmen.
Y como que en mi carro cabe mucha gente también va el espíritu de mi abuela, abuelo y del Dr. Vizcarrondo y que con eso ya tengo mucha gente cuidándome que no se preocupen que no tendrán que ayudarme. Amén y amén!. A lo que Cohete que es un policía que se parece a Robocop exclamo, ¡Meferefun las siete potencias africanas! Y yo le dije Hache pa mi!.




Carlos Federico Rodríguez. (carlosfrodriguezg@hotmail.com).
Es Médico Veterinario especializado en reproducción y podología en equino, Herraje Terapéutico y Herrador Profesional certificado en EEUU e Inglaterra. Hall de la Fama de la Veterinaria en EEUU y escritor, además practicó el coleo durante 16 años donde representó al estado Miranda en 6 Campeonatos Nacionales.
Publica regularmente reportajes y crónicas sobre temas de interés sobre su vida, su carrera profesional y anécdotas sobre el coleo.
Actualmente escribe un libro de lectura indispensable para cualquiera que desee nutrirse en como una persona puede alcanzar el éxito con el paso de la vida!!! "

Espero que este articulo de la intervención por cólico, os haya gustado y a muchos profesionales les recuerde que se puede intervenir, en casos especiales, tirando de recursos y encomendándose al Altísimo.
Saludos de Gabriel.