Buscar este blog

sábado, 22 de diciembre de 2012

Las Mil y Una circunstancias del Entrenamiento de Raid.


En este primer día de invierno del 2012, día soleado y magnifico para entrenar por estos campos húmedos y rezumando aguas de las escorrentias.
La mañana se ha presentado preciosa, con un sol de invierno, pero que ha hecho que nos tengamos que aligerar de ropa y al finalizar el entrenamiento, el casco  mantenía la cabeza bien mojada por el sudor del ejercicio.
Pero este articulo, lo quiero escribir, para relatar las Mil y Una circunstancias que acaecen en los largos recorrido por caminos y cañadas. En esta bonita mañana de invierno, he experimentado  varias de estas circunstancias y todas de la mano del hombre.
*  La primera,  la de los cazadores, que se adentran en terrenos no aptos para la cacería, como son veredas y vías pecuarias, los estampidos de sus escopetas, nos han acompañado en los recorridos, aunque hoy no lo hemos sentido silbar, solo lo hemos escuchado. Por eso, cuando pasamos cerca de los vallados de acebuches asalvajados y frondosos, debemos de hacer que nos escuchen, ya que estas son zonas muy propicias de conejos a los que los cazadores acechan.
 * Cuando galopábamos por unos toboganes cerca de Dos Hermanas, divise dos galgos que los paseaban una pareja, galgos que estarían acostumbrados a los caballos de las liebres, ya que en cuanto me divisaron, emprendieron veloz carrera hasta alcanzarme, me siguieron buen trecho del camino si hacer caso a los silbidos de sus desaprensivos dueños, ya que pueden ser causantes de un accidente al enredarse con las patas de la yegua.
* Poco más adelante del camino, se ve que era día de pasear los perros por el campo, divisé un gran perro, pero este fue rápidamente alcanzado por su dueño y atado, ya que los ladridos no eran muy de fiar.
Todas estas circunstancias hay que tenerlas muy en cuenta cuando entrenamos, ya que si no vamos atento y bien puesto en la montura, pueden dar con nuestros huesos en el duro suelo.
Terminamos el entrenamiento en nuestro particular campo de golf, donde realizamos el simulacro de Vet-Gate.
A la vuelta, al paso camino de la cuadra, nos encontramos con las huellas de la yegua  en un camino con barro,  le hice algunas fotos, para que veáis como los cascos con  sistema Barefoot actúa sobre el suelo, la ranilla se nota en esta huella, que hace que el casco funciones en toda su amplitud y eficacia.
Llegamos a la cuadra con la yegua seca y dispuesta a relajarse con su amigo "Bienvenido", que lo esperaba sudoroso, en una espera donde estaba más sudado que su amada amiga, que llegaba de hacer un fuerte entrenamiento.
Saludos de Gabriel.