Buscar este blog

miércoles, 2 de julio de 2014

Recordando mis Raid por las Cañadas Dos Bahia. Puerto Real (Cadiz).



Esta mañana de los  primeros días del mes de Julio, mañana despejada, con un poco de aire de poniente, que hacia muy agradable el paseo que hemos realizado por las Cañadas Dos Bahía de Puerto Real. 

Recorrido que me recordaba a alguna de las fases del raid Hípico del Club Jinetes de la Bahía de Puerto Real en Cadiz, raid que tantas veces he corrido con distintos caballos.

Hemos salido desde el Club Jinetes de la Bahía, junto con mi compadre José María y nuestro amigo Benito Gonzalez, que después de sopesar las distintas rutas que podíamos hacer, nos decidimos por visitar la Laguna del Jeli, una gran laguna que se encuentra en medio de la Cañada Dos Bahía en la ruta hacia el Cortijo Guerra. 

Como la mañana nos acompañaba, escojimos esta ruta, que aunque con menos arboleda que otra que si la tiene, nos dirigimos por el célebre Meadero de la Reina, antiguo lugar, que le debe el nombre a un alivio de su Majestad Isabel II, que paro en este lugar para hacer aguas menores, según cuenta la tradición. Seguimos por la Cañada Real del Camino Ancho hacia el matadero y el rio de la Mora, según nombre tradicional, ya que cerca se encuentra el cortijo del mismo nombre, aunque es el caño Zurraque. Cruzándonos con los clásicos ciclistas de montaña, que tanto auge tiene por estos pagos, nos adentramos en zonas preciosas de la cañada, con algún venero de agua limpia que corre hasta el barranco.


Por el Cordel de los Marchantes, ya nos encaminamos hacia la Laguna del Jeli, un paraje Natural, que vallado para perservarlo de la entrada de animales y tranquilidad de las anátidas que en ella nos hemos encontrado. Camino de herradura y precedido de una puerta de alambre, que hemos tenido que abrir,  con unas matas de juncos que nos sobrepasaban en altura, accedimos a los aledaños de la laguna. Con paso lento y precavido, nos acercamos a las orillas de este enclave acuático, pero un aviso de un ave, pone sobreaviso a las primeras anátidas cercanas que emprenden vuelo, para amerizar en un lugar más lejano de la laguna.  



Los flamencos, que en gran número comían en estas aguas, aguantaron mejor nuestra presencia y solo cambiaron de sitio, al acercarnos a la orilla. Bonito empiece del vuelo donde exponen el colorido de sus alas entre el negro y el rojo-rosa.

No solo hemos visto a estos bonitos flamencos, también había gran cantidad de otras aves que se divisaban en la lejanía, parecían espátulas, pero no se distinguían bien.

Laguna del JELI.
Una bonita vista de esta Laguna del Jeli, que no conocíamos, y que es refugio de gran cantidad de aves. Y tras dejar cerrada la puerta de alambres por donde se puede acceder a dicha laguna, volvimos nuestros pasos por el Cordel de los Marchantes hacia el Camino Real y Cañadas Dos Bahía, donde se encuentra el Club Jinetes de la Bahía.


Preciosa salida al campo, a caballo y con amigos.
Saludos de Gabriel.