Buscar este blog

jueves, 9 de abril de 2015

El Vet-Gate, Que es y como Pasarlo.





Trote de Nobby para ganar, de la mano de Jauma Puntí.
 
Este nuevo articulo redactado y adaptado para los alumnos del curso, puede ser útil para los aficionado y jinetes que empiezan en el mundo de la Resistencia Ecuestre, que han acudido a pocas pruebas y que se les hace un mundo lo de los reconocimientos veterinarios y las normativas que tiene que acatar en esto de pasar Control Veterinario ó Vet-Gate.
Mis experiencias en estos Vet-Gate y lo pasado como competidor, las dificultades de las recuperaciones y de los trotes, es lo que quiero transmitir con este articulo y exponerles un poco de las experiencia de un veterano competidor. 

EL VET-GATE

¿Qué es el Vet-Gate?.

Es una zona dentro de la competición en las pruebas de Raid, donde está la Meta y donde se inspeccionan a los caballos.

En el Vet-Gate podemos distinguir varias zonas muy delimitadas. Empezamos por la línea de meta, es lo primero que nos encontraríamos en esta zona, aunque no tiene que estar situada muy cerca de este, pero normalmente si lo está, ya que los caballos después de pasar la meta, tienen un tiempo para pasar el Vet-Gate, lo normal son 20 minutos en las primeras fases y 30' en la llegada final.


¿Cómo hay que situar la META?

Para situar la meta, ya que también tendréis que saber jalonar ó marcar los caminos y como no la Meta, hay que saber que tipo de Raid vamos a marcar, ya que tenemos que saber la categoría, más ó menos el numero de caballos, para hacer más ó menos calles, si la llegada es a META ó a Vet-Gate, ya que es muy diferente si es a Meta.

Una llegada a Meta.
 
Cuando la llegada es a Meta, hay que preveer el posible sprint, y para ello tenemos que buscar una buena recta, con anchura suficiente para que varios caballos puedan correr sin estorbarse, y con la META puesta con el suficiente espacio para que los caballos puedan parar sin que estorben obstáculos como coches, personas ó barreras.

Llegada a Meta en el Raid de Sanlucar de Barrameda.
Os puedo contar varias anécdotas de las llegadas a Meta, para que comprendáis lo importante de elegir un buen sitio.

En un raid de Écija, que la llegada a META estaba situada en el cortijo de las Turquillas de Yeguada Militar (famosa últimamente por la ocupación de los jornaleros del sindicato de jornaleros del campo), la meta estaba situada al final de la avenida de entrada  a la finca, una avenida anchísima y de buen firme, como deben de ser las llegadas, pero como estábamos en un recinto militar, el soldado de guardia, entonces había soldados en las barreras, la vio abierta, que estaba abierta por un motivo de seguridad para la llegada y para que los caballos tuvieran su escapada tras el sprint, pero el soldado al verla levantada la bajo, como es lo normal en el acuartelamiento. Y cuando llegaron los caballos a toda pastilla, que fueron dos futuros Campeones de España, Gerardo Amian y Paco Cobos. Pues estos dos jinetes se disputaban la llegada y como la barrera  se encontraba cerca de la línea de Meta, cuando la cruzaron no tenían sitio suficiente para parar a sus monturas, así que Paco salto, él solo, por encima de la barrera del acuartelamiento.


La Virgen del Rocio en su última ida a Almonte (Huelva). 
En otra línea de Meta en un raid del Rocio, también la llegada estaba situada en una recta, no demasiado larga, pero estaba bien, con la salvedad de la querencia de los caballos. El Vet-Gate se encontraba situado dentro del antiguo recinto del club hípico del Rocio, un recinto vallado y un portalón en la parte trasera por donde entraban y salian los caballos, pues esta querencia de entrar por esa puerta, es el motivo del comentario, varios caballos  al pasar la línea de Meta, en vez de seguir la misma línea recta y parar, giraron en ángulo recto hacia el Vet-Gate, casi se llevan por delante a aficionados que presenciaban la llegada y a la ambulancia que estaba aparcada en la esquina.


Estos ejemplos reales, sirven para ver que tenemos que estudiar los emplazamientos de las líneas de Meta, para prevenir posibles accidentes, que pueden ocurrir por la velocidad con la que llegan los jinetes y caballos.


La línea de Meta de una prueba con final a Vet-Gate, ya no es tanto problema, porque la victoria no se decide en la línea de Meta, como ya sabéis, se decide en el momento de pedir Control. 


El Vet-Gate propiamente dicho empieza en un semicírculo que trazamos alrededor de la línea de Vet-Gate, para que los caballos que van a pedir control, no lo sobrepasen hasta que no se decidan pedirlo, ni las asistencias lo invadan con sus cubos este espacio,  luego tenemos la línea de Vet-Gate, que es donde se les toma el tiempo a los caballos que lo han pedido, este tiempo es el que sirve para las clasificaciones, ya que el de Meta es solo para ver el tiempo que tardan en pedirlo ó si se pasan en pedirlo (20’) y entonces son eliminados.


Después de la línea de Vet-Gate, tenemos una zona reservada a los jueces de pulsómetro (ahora Veterinarios en las pruebas FEI), que es donde nos ponemos los jueces que portamos el  pulsómetro para controlar  las pulsaciones de los caballos, ya sabéis que tienen que ser ó 56 ó 64, según la prueba y que tiene que venir en el avance del programa.


 Paco Requena reconociendo a un Caballo en el Correo Postal.
Después de esta zona de jueces de pulsómetro, viene la zona de los veterinarios, donde le pasan el reconocimiento veterinario a cada caballo, y una vez que han terminado este reconocimiento, pasan a la zona de trote.

 Trote en un Vet-Gate.
Esta zona de trote delimitada,  consta de una serie de calles, dependiendo del número de caballos en competición, calles de unos 40 ó 50 metro de larga, en línea recta, en zona lo más llana posible, sin baches y sin piedras, que puedan ocasionar falsas cojeras a los caballos, al pisar mal por estas calles.

Normalmente estas calles se pintan con cal  ó yeso, con una anchura apropiada para que pueda trotar el caballo y su presentador. En los grandes eventos, como Campeonatos  Mundiales, las calles se delimitan con postes, macetas, jardineras, cuerdas entre postes etc. Todo dependiendo de los presupuestos de cada prueba, pero lo habitual son líneas de yeso ó cal blanca.


En la línea de Vet-Gate, hay una mesa con un juez encargado de esta, toma los tiempos de entrada a Vet-Gate, (cuando el presentador del caballo pide CONTROL), rectifica las entradas de los caballos que han sido rechazados por el juez de pulsómetro, apunta la hora de salida de la próxima fase y organiza todo lo referente a entradas y salidas. Y referente a las puertas, se suele poner unas delimitaciones, para que los caballos que han terminado de pasar el Vet-Gate, no entorpezcan la entrada de otros, así que se pone, un letrero de Entrada y otro de Salida.


¿Cómo se desarrolla un Vet-Gate?.

Los caballos que llegan a Meta, se les toma el tiempo por el juez de meta, este tiempo sirve para contabilizar y controlar el tiempo que tarda el jinete en pedir control, como hemos dicho 20’ ó 30’ según prueba y fase, luego servirá también para los veterinarios otorgar la Mejor Condición, y para el tiempo de recuperación, entre otros parámetros. Este tiempo se contempla como si el caballo siguiera corriendo.


Una vez que el binomio llega a meta, lo que hay que intentar es que las pulsaciones del caballo bajen hasta la cifra prevista en el avance del programa.

¿Cómo lo conseguiremos? Primero con el entrenamiento, pero como ya estamos en la competición hay que refrescar al caballo, y tenemos que hacerlo por las zonas donde pasan los grandes vasos, como son el cuello y la parte interna de manos y pies, el agua hay que hacerla correr por estas zonas, no tirarla de golpe, ya que así no enfría, luego vamos viendo la temperatura de este agua, la que tenemos que ir retirando la que el caballo calienta y volverle a poner agua más fría. Una vez que tenemos refrescado el caballo, le ponemos el fonendo o el pulsómetro para comprobar las pulsaciones, también se lo podemos poner nada más llegar el caballo al Vet-Gate y así veremos cómo ha llegado de pulsaciones y si tenemos que poner mucha agua ó pasarlo al Control, si el caballo ya está en las pulsaciones de esa prueba, ya podemos ir pensando en pedir control, pero tenemos que conocer a nuestro caballo, ya que al entrar en el control se les puede subir y solo tenemos un minuto para que las pulsaciones se reflejen en el pulsómetro del juez en las pulsaciones deseadas. Suponemos que ya tenemos al caballo en sus pulsaciones, entones pedimos control.


¿Cómo pedimos control? El presentador, que puede ser el jinete u otro del equipo, pide CONTROL del numero del dorsal, con voz fuerte para que el juez de línea de Vet-Gate lo anote, este acto de tomar el tiempo lo hace cuando el hocico del caballo pasa la línea, y este es un detalle muy importante, no en las primeras fases, que es pura anécdota, pero si en el final que puede decidir el ganador de la prueba si esta es a Vet-Gate, que no gana el primero que pase por la línea de META, sino el primero que pida Vet-Gate y pase los controles veterinarios y por eso es tan importante.

Pero gana el que primero lo pida y luego pase todos los controles,  juez de pulsómetro, veterinario y trote.

Pues una vez que estamos dentro del control del juez (VET) de pulsómetro, esperamos a que nos designen juez, una vez que el juez le pone el pulsómetro al caballo, este tiene un minuto para llegar a las pulsaciones deseadas, El pulsómetro empieza con un cronometro, hay veces que tarda más de 30’’ en coger las pulsaciones, y una vez que da la primera cifra lógica (Hay veces que saltan unas cifras desproporcionadas, estas no valen), tenemos  un minuto para llegar a las pulsaciones óptimas. Si salta esta cifra óptima, el juez quitará el pulsómetro y nos pedirá la tarjeta veterinaria para apuntarnos la cifra del pulso. Si salta una cifra que no es la óptima, el juez nos enseñará el cronometro con la cuenta de este minuto e iremos viendo, con mucho miedo, como baja y a veces como suben las pulsaciones, si cuando pasa el minuto y no se ha alcanzado la cifra oficial de pulsaciones, el juez nos invita a salir del Vet-Gate y tenemos que volver cuando esté recuperado el caballo, teniendo que volver a pedir CONTROL,  pensando en el tiempo que nos queda para volver a entrar ó pedir control, ya que son 20’ desde que entramos en meta ó 30’ en la inspección final. 

Nueva variación por parte de las pruebas FEI (El proceso se inicia y reconocimiento comienza. El sistema debe proveer una valoración del pulso a los 15 segundos, a los 30 segundos, a los 45 segundos y a los 60 segundos. Si una valoración es de 64 o menos pulsaciones, el proceso puede ser parado y la lectura registrada.)


Si el caballo está recuperado en esta primera presentación, el Juez de Vet-Gate, nos indicará el veterinario que esté disponible para supervisar al caballo. El veterinario le hace el control, viéndole, mucosas, conjuntivas, relleno de mucosa, relleno vascular, rozaduras, tono muscular, motilidad intestinal, etc., y cuando ha revisado todos los parámetros, nos designa una calle por donde trotar, tenemos que trotar hasta el final de la calle y volver hasta donde está el veterinario, si el caballo está apto para seguir la carrera, o nos lo dice el veterinario (según la prueba), ó nos lo dice un juez, al que el veterinario, le ha dado el resultado del reconocimiento. Nos despedimos del Veterinario y pasamos por la mesa de Vet-Gate para que nos apunten la hora de salida para la próxima fase.


¿Cómo tenemos que hacer el trote? El trote hay que entrenarlo ya que si no, es complicado que el caballo lo haga de manera correcta el día de la prueba. Todos los días de entrenamiento, y una vez finalizado este, tenemos que entrenar los trotes y yo lo hago de esta manera: cojo el ronzal, que lo tengo puesto en la cabezada de raid, y hago trotar al caballo, si no me sigue, tengo una fusta larga que la cojo con la mano izquierda ó el resto de ronzal que me sobra y animo al caballo a trotar y si no trota le doy con la fusta ó el resto del ronzal por detrás nuestra y hacia su grupa, así lo iremos acostumbrando todos los días de entrenamiento a trotar, también lo podemos animar diciéndole trote, trote, ó las palabras que le tengamos enseñado para el trote. Lo hacemos trotar, lo llevamos hasta el final de la calle de trote, PARAMOS, damos la vuelta hacia la derecha y empezamos nuevamente a trotar. No miramos al caballo, y con el ronzal lo más suelto posible, para que el veterinario vea bien la cabeza del caballo y con toda la impulsión posible, ya que esto puede ser definitivo para la decisión final de la Mejor Condición.


También hay que aprovechar este acto de entrenar el trote, para entrenar el Control Veterinario, es decir, le hacemos lo mismo que le hacen los veterinarios, le miramos los mismos parámetros y así cuando los veterinarios lo exploren, ya está acostumbrado a que le hagan estas cosas. También le hablamos tranquilamente, acostumbramos al caballo a nuestra voz, para cuando estemos ante el juez de pulsómetro, esta VOZ lo tranquilice y recupere antes, por eso siempre repetimos que no se chille ni se alborote cuando un caballo está recuperándose.


En estos entrenamientos, también aprovecho para mirarle las cuatro extremidades, para verle si ha tenido algún alcance, si hay alguna piedra clavada en la ranilla etc., una manera de revisar a nuestro caballo.


Cuando nos llegue la hora de la salida, acudimos a la zona de salida y nos ponemos a las órdenes del juez de salida, que nos dará la orden de partida, según la hora que tiene el juez, que tiene que coincidir con la que nos pusieron en nuestra tarjeta veterinaria en la mesa de Vet-Gate. No podemos salir a la siguiente fase hasta que juez nos dé la orden, aunque nosotros estemos seguros de la hora de la salida es anterior. Lo que luego podemos hacer es reclamar la compensación del tiempo que hemos salido más tarde, habiéndole hecho ver al juez de salida la tardanza en nuestra salida.


Ahora tenemos que aprender a pedir el ultimo Vet-Gate, cuando la meta sea a Vet-Gate, si es a Meta, gana el primero que pase esa línea y luego pase el control Veterinario.


Pues cuando la llegada es a Vet-Gate, hay que ser muy astuto para pedir control, pero claro, lo primero es que el caballo esté en pulsaciones ó muy próximo a estarlo, ya que varios participantes estarán en las mismas circunstancias. Hay que ponerse a refrigerar cerca de ese semicírculo donde no podemos pisar, pero si estar cerca, si estamos solos lo pasaremos tranquilamente en cuanto el caballo este un poco por debajo de las pulsaciones oficiales, y en cuanto esté pedimos control.


Pero si hay varios contrincantes pendientes de sus pulsómetros y refrescando a los caballos, hay que estar con el rabillo del ojo pendiente de los demás y actuar antes que ellos, pero como todos están al límite, ahí es donde hay que conocer como recupera nuestro caballo, si sabemos que está a 66 ó más ppm pero que en el minuto del juez más lo que tardamos en que nos coja el juez, unos segundos más, se recupera en la 64ppm, pedimos control, con voz alta, sin chillar, que puede asustar al caballo, diciendo el numero del dorsal.
Plaza de España en Sevilla.

Si dos ó tres caballos van a pedir control, hay que estar listo y que sea el hocico de nuestro caballo el que pase el primero la línea de Vet-Gate. NO el que grita desde atrás, ¡CONTROL!, ¡CONTROL! es el que gana, eso no sirve de nada, gana el primero que pase el hocico del caballo por la linea de Vet-Gate. Y claro, luego hay que pasarlo, con la dificultad que en el último Control solo hay una sola oportunidad.


Hay muchas anécdotas de cómo no ganar un Vet-Gate, si llegamos solos a meta y por detrás no nos achucha nadie, lo que tenemos que hacer es asegurar las pulsaciones, y no meter el caballo casi al límite. En una carrera se dio esta anécdota, que estaba solo y pidió control con el caballo sin estar completamente recuperado, resultado que la perdió ya que fue eliminado.


Cuando pasemos el trote de un caballo, que no sea el nuestro, hay que tener cuidado con nuestro dorsal, ó nos lo quitamos ó le hacemos ver a los jueces que ese caballo es del dorsal tal. En un raid que le pase el trote al caballo de un amigo, sin quitarme mi dorsal, yo ya hacía rato que lo había pasado, y a la hora de salir, salió el con mi tiempo y yo con el suyo, (era un raid novato y los jueces en práctica, no es lo habitual) pero como era un raid de promoción, no hubo problemas de clasificación, ya que en Promoción se Clasifica ó No Clasifica.
Fuente de las ranas en el Parque de Mª Luisa en Sevilla.
Espero que estas nociones sobre el Vet-Gate os puedan servir como creo que a mis alumnos le han servido, aprendiendo, aun sin competir, como hay que hacerlo bien en el acto de pedir y pasar un Vet-Gate.

Que ganéis muchas carreras y no tengáis muchos sobresaltos con los Jueces ó Veterinarios de Vet-Gate, ellos hacen su trabajo ya que hacen cumplir los reglamentos  y los avances del programa de esa prueba.

Saludos de Gabriel.