Buscar este blog

martes, 31 de marzo de 2015

La Selección del Caballo de Raid.

Yegua y rastra de Pedro Afan de Ribera e Ybarra.

 Un amigo, que se ha enterado de mi faceta de profesor en el curso del Ciclo Final de Grado Medio de Técnico Deportivo de Resistencia Ecuestre,  me ha pedido que publique algunos de los artículos confeccionado para los alumnos del curso, pues iremos publicando los artículos más didácticos y que le puedan servir a los Jóvenes Jinetes que empiezan en la disciplina y a los no tan jóvenes que se quieran incorporarse para formar parte de la familia del mundo del Raid.
Espero que os pueda servir esta colección de artículos para vuestra formación e información.

LA SELECCIÓN DEL CABALLO DE RAID.

¿En qué tenemos que fijarnos cuando buscamos un caballo de Raid?
¿Qué características nos pueden favorecer y cuales nos pueden perjudicar?
Antes de prepararlo y alimentarlo, es evidente que tenemos que buscar el mejor caballo posible, ya que lo mismo come uno malo que uno bueno.

Lo que buscamos, en un principio, es un caballo que a primera vista nos dé la impresión de un conjunto armónico y equilibrado, aunque hay veces que de un caballo un tanto destartalado pero con buenas condiciones, sale un gran campeón.
Que sean caballos no demasiado grandes entre 1,44cm y 1,58cm a la cruz y por lo menos con un 50% de sangre árabe. Ya que los caballos altos en sangre árabe y con talla entre los 1,52cm, son los que mejor van para la disciplina, aunque, como decía antes, nada es mentira ni verdad referente a los caballos.
Buscamos caballos que se muevan muy bien, sueltos, que sean de movimientos fáciles y libres, y que sobre todo que tengan de por sí una buena impulsión desde el tercio posterior. El trote tiene que ser fluido, suelto, eficiente y cómodo. Hay que evitar caballos con muchas elevaciones al trote, ya que pierden energía inútilmente.
 Para que haya una buena transmisión de fuerza desde el tercio posterior hacia adelante, es importante que el Coupling sea lo más corto posible. Es decir que, entre el motor atrás y la dirección delante, el eje de transmisión sea lo más corto posible, para no perder fuerza.

El Coupling es el enganche entre el tercio posterior y el tronco del caballo, donde toda la fuerza se transmite por la columna vertebral. Cuanto más corta sea la distancia entre la última costilla y  la punta del Cadera mejor. Idealmente esta distancia debería de ser una mano de adulto ó menos.
Es muy importante que el caballo que vayamos a escoger tenga una buena estructura ósea, es decir, un buen esqueleto. Para comprobar la suficiencia ósea del caballo, podemos medir la circunferencia de la caña de la mano en su punto más fino. Para un caballo de 1,55m de alzada, la circunferencia de la caña debería de ser como mínimo de 18,5cm, para que podamos suponer que la estructura del esqueleto del caballo sea suficiente para el esfuerzo que le vamos a exigir.
Para un caballo de 1,65m de alzada, la circunferencia de la caña debería de ser como mínimo de 19,5cms.

Ya tenemos el caballo que se mueve bien, con buenos huesos y bastante corto. ¿Qué más hay que mirarle? Que tenga el corvejón por lo menos 5cms más alto desde el suelo, que la rodilla.  Cuanto más alto del suelo  sea el corvejón en comparación con la rodilla, mejor impulsión podrá tener el caballo. 


Es importante una buena espalda y sobre todo que la inclinación de la espalda y de la cuartilla sean iguales, vamos, lo más igual posible. El ángulo de la cuartilla es muy importante. Si está demasiado inclinada, la cerneja puede tocar en algunas ocasiones el suelo y los tendones sufren mucho, demasiado. Si está demasiado vertical los tendones trabajan poco, pero los problemas aparecen a nivel de  de articulaciones y huesos. Lo ideal es estar entre los 47º y 54º para los anteriores y las cuartillas. Los posteriores pueden ser algo más inclinados. De todos modos, suelen haber menos problemas con los posteriores.
Hay una medida que es muy importante, sobre todo si lo que buscamos es un caballo para un jinete de peso. Se trata de la distancia entre la punta del anca y el punto donde se unen la ultima vertebrar lumbar con la primera de las vertebras fusionadas del sacro.


Las vertebras lumbares están algo inclinadas hacia adelante y las sacrales hacia atrás, y en el lugar donde se unen hay como una pequeña hendidura palpable con los dedos.   Una vez localizados estos dos puntos, nos alejamos del caballo y lo observamos de medio lado. Trazamos una línea perpendicular al suelo en cada uno de los dos puntos localizados y los observamos como si estuviesen en un mismo plano. Ahora, cuanto más corta sea la distancia entre estas dos líneas, más apto será el caballo para llevar más peso sobre una distancia larga.

¿Cómo evaluar el tercio posterior, motor de nuestro futuro caballo de raid? Estando nuestro caballo cuadrado y observándolo de medio lado, la línea que baja verticalmente desde la punta de la nalga al suelo, debe de rozar la punta del corvejón y la cerneja, siguiendo la parte posterior de la caña. Tanto en el caso  del caballo remetido de atrás  como del caballo plantado de atrás, la eficacia y fuerza del tranco se ve muy disminuida.
Todos los defectos de los posteriores en: LOS APLOMOS DEL CABALLO: MIEMBRO POSTERIOR.
Para intentar saber si el caballo es apto para Raid largos y difíciles, lo observamos una vez más de medio lado. Los mejores caballos de Raid, aquellos que casi siempre terminan entre los primeros, tienen unas hechuras bastantes típicas en el tercio posterior. Examinando un futuro caballo de Raid, tenemos que fijarnos  en tres medidas que son las medidas entre estos tres puntos: La punta del anca, la punta de la nalga y la rotula


El triángulo formado entre estos tres puntos debe de ser idealmente, lo más equilátero posible, dentro de un margen de una pulgada (2.5cm). Para medir este triángulo es muy importante que el caballo este muy bien cuadrado. Ahora bien, si vemos que la distancia punta del anca-rotula es la más corta, hasta unos 5 cm. Más corta que las otras dos, tenemos un caballo muy bueno para Raid lisos y rápidos. Si vemos que la distancia punta del anca, punta de la nalga es bastante más larga que las otras dos, nos encontramos con un caballo apto para mucha velocidad sobre distancias cortas, hipódromo por ejemplo, pero, si lo que vemos que la distancia punta de la nalga-rotula es bastante más larga que las otras dos, es mejor emplear el caballo para paseo, porque estos caballos no suelen conseguir buenos resultados en nuestro deporte.

Entre los últimos puntos importantes que quedan por mirar está la profundidad del pecho. Visto de medio lado, la distancia entre la cruz y la cinchera -el paso de cincha- tiene que ser grande y la línea del vientre bastante horizontal, evitando una barriga de galgo. Para la capacidad torácica, es mejor conseguirla con profundidad de pecho que con anchura de este. Un pecho muy ancho es más difícil de refrescar y el caballo tarda más en recuperarse.

En los anteriores, hay que cuidar muy bien los ángulos de cuartilla y cascos, para que sean lo más iguales posible. Así se evita que el caballo pueda parecer cojo aunque no lo sea. Buscaremos siempre caballos con cañas cortas y desecharemos siempre un caballo trascorvo.
Defectos de los anteriores: APLOMOS MIEMBROS ANTERIOR.

Algunas veces si se trata de un caballo adulto y tranquilo, podemos tomarle las pulsaciones para evaluar su capacidad atlética. Los mejores caballos de Raid norteamericanos suelen tener casi todos 32ppm ó menos en reposo. Ahora bien, este es un criterio bastante delicado en un caballo nuevo, ya que muchos caballos se ponen nerviosos   cuando se les toman las pulsaciones   y entonces este criterio no es válido. Si el caballo es bueno y si tiene el 50% ó más de sangre árabe,  las pulsaciones no pueden ser un motivo para desecharlo.

Evidentemente está claro que aquí hablamos del caballo ideal y el caballo perfecto no existe. Son muchos los caballos que pueden terminar un Raid, pero aquí lo que estamos buscando es un caballo para ganar, para terminar entre los primeros. A pesar de todo, siempre habrá que llegar a un compromiso entre los caballos disponible, para que tipo de raid lo vamos a querer y lo que estamos dispuesto invertir en un caballo. Lo importante es conocer bien a nuestro caballo, para ver cuáles son sus puntos fuertes y donde flaquea, y sacarle el mejor partido posible.

Espero que estos consejos os puedan servir para encontrar ese caballo que os lleve a disfrutar de la disciplina y si después de esto ganáis, pues miel sobre ojuelas.

Curro, ahí llevas uno de los primeros artículos del curso, me supongo que ya habrás leído otros artículos sobre esta materia, pero espero poder sumar a lo que ya has leído sobre el tema.
Saludos de Gabriel.