Buscar este blog

martes, 30 de diciembre de 2014

Nueva Observación en el Estudio sobre el Barefoot de Caballo Estabulado.

 "Hacedora Barefoot", sin Hierros en la Boca ni en los Cascos.
 
Hoy le ha tocado arreglarle los cascos a Hacedora Barefoot, ya que es día de asueto relativo, ya que ayer fue trabajo fuerte y al final del trabajo ya le note algunos resaltes en la muralla del casco, significado que había que hacerle un arreglito de los cascos.

Como viene siendo habitual en los recortes, no hay que tocarle nada, ni a la suela ni a la ranilla, las tiene perfectas, el trabajo diario en el campo hace sus funciones de limpieza y lijado natural, solo tengo que hacerle el escofinado de la muralla y hacerle el ángulo de 45º.

Pero el articulo de hoy no viene para hablar del recorte, que también lo estamos haciendo, sino de unas observaciones que venimos notando en el estudio que llevamos sobre el caballo descalzo estabulado en box.

Estas observaciones del estudio se han basado en el mantenimiento del casco, resulta que cuando la yegua estaba en la suelta de arena, al día siguiente los cascos estaban más limpios y sobre todo las lagunas de las ranillas. Como sabéis los caballistas, cuando limpiamos los cascos por la mañana, antes de montar, y el limpiacascos entra en las lagunas de las ranillas, este saca restos de estiércol y la vemos ennegrecida, significado de la pudredumbre del casco, pues con el sellado con arena, el limpiacasco saca arena prensada y el fondo se encuentra en perfecto estado.

A raíz de estas observaciones diarias, hemos incluido en el estudio del Barefoot de caballo estabulado en box, el sellado diario con arena húmeda.

Cuando llegamos del campo de entrenar y después de duchar a la yegua y secarla al completo, antes de entrar en el box, la paseamos por la suelta de arena procurando que pase por partes húmedas y secas para sellarle los cascos. Le revisamos los cascos y comprobamos que los cuatro están bien embarrados. A la mañana siguiente cuando le limpiamos los cascos solo sale arena, sobre todo de las lagunas de la ranilla y ni una pizca de estiércol dentro.

Una nueva experiencia en beneficio del óptimo mantenimiento de los cascos descalzos. Como es natural, seguimos con la limpieza del box, tanto de estiércol como de paja mojada por los orines de la yegua y con el trabajo diario en el campo sobre todo tipo de terrenos, sobre todo con muchos cantos rodados.

Seguiremos con este estudio, que ya nos ocupa trece meses, y que hasta la fecha los cascos están perfectos, como hoy nos lo ha certificado nuestro amigo Jerónimo Egea que ha venido a vacunar a los caballos.

Saludos de Gabriel.