Buscar este blog

martes, 15 de diciembre de 2015

Recuerdos, Recuerdos, Recuerdos.


Catedral de Coria (Caceres).
Este fin de semana, "Hacedora"- mi yegua-  se ha quedado esperándome, no he podido salir a entrenar con ella, ya que han sido unos días de viaje por tierras Cacereñas con los Colegiados de Honor del Ilustre Colegio de Enfermería de Sevilla. Colegio que instauró, ya hace unos años, la Delegación del Colegiado de Honor, dentro del organigrama del Colegio de Enfermería, una labor encomiable con la organización  de todo tipo de eventos, entre los que se encuentra este viaje que hemos disfrutado por tierras de Caceres y Sierra de Gata, además de la organización de pregones, conferencias, almuerzos benéficos, visitas por Sevilla, como las que se organizaron por iglesias y hermandades guiadas por nuestro compañero Luis Aparcero -hijo-, que tanto nos enseño de una de sus pasiones, como es la Semana Santa. La organización del millón de pasos, etc, etc. Delegación que magníficamente llevada de la mano por los compañeros que dedican su tiempo a los demás y que encabezó nuestro querido Luis Aparcero (1991-93), compañero que se sabe los nombres y apellidos de todos los colegiados, Manuel Reyes (1993-96), Luis Aparcero (1996-2014) con Francisco Sousa y los actuales Luis Lerma (2014) con  Antonio Valdayo.
"Hacedora" yegua PRá.
A los compañeros que leerán esta crónica y no son asiduos lectores del Blog, os voy a presentar a mi yegua "Hacedora", es una yegua Pura Raza Árabe, alazana, del hierro de Yeguada Militar y en sistema Barefoot (caballo descalzo) y sin hierros en la boca. 
La he domado desde su llegada de la manada de Vico (Jerez), sitio de su nacimiento, nadie la ha tocado ni montado. Para los que no conozcáis este sistema de caballo descalzo, os diré que a "Hacedora" nunca se le ha puesto una herradura y podemos andar, trotar y galopar por cualquier tipo de terrenos, y para tener un caballo descalzo se necesitan una serie de técnicas y trabajos que serian largos de explicar en esta crónica de un viaje.
Entrenando con "Hacedora".
 Una vez presentada mi yegua y mi afición, pasaremos a los recordatorios de este magnifico viaje que hemos realizado por tierras Cacereñas y la Sierra de Gata, un viaje donde no solo hemos visitado bonitos lugares, también hemos recordado con los compañeros las vivencias acaecidas en nuestras vidas profesionales por eso titulo el articulo Recuerdos, Recuerdos, Recuerdos.

Salimos temprano de las puertas de nuestro colegio, para dirigirnos por la Ruta de la Plata hacia nuestro destino, con las paradas técnicas propias de las normas de circulación de los conductores y en beneficio del estomago y las vejigas de los colegiados.

Llegamos a Hervás con la hora propia de almonzar, aunque como teníamos prevista la visita al barrio judío de la localidad, realizamos esta visita antes de despachar la comida que nos tenían preparada en la Hospedería Valle del Ambros, un convento del siglo XVII con estanque en el claustro convertido en una hospedería rural.
Casa del Barrio Judío de Hervás.
 Ubicados cada cual en su  mesa, los compañeros departíamos información de nuestros trabajos y destinos, ya que cada uno procedemos de un centro de trabajo distinto ó mejor dicho donde hemos trabajado, ya que la inmensa mayoría estamos jubilados.
Claustro de la Hospedería corvetida en estanque.
Tras la comida, visitamos el museo de Enrique Perez Comendador. (Hervás, 17-XI 1900 – Madrid, 2 -III de 1981), escultor español de la Escuela sevillana de escultura.
Museo Enrique Perez Comendador en Hervás.
Una vez finalizada la visita al museo, emprendimos rumbo hacia Coria donde teníamos reserva en el hotel Palacio Coria, situado en el centro del casco antiguo de la ciudad monumental amurallada de Coria, se alza el Hotel sobre el Palacio Episcopal de la Diócesis de Coria-Cáceres S. XVII. ya que Coria era la sede del obispado hasta que fue compartida con Caceres. El episcopado se cree que fue fundado por San Silvestre en el año 338 en tiempos del emperador Constantino. Hay certeza de que existía en el 589. En 1959 se desdobla la capitalidad, elevando la Iglesia de Santa María de Caceres  a la dignidad de Concatedral, por decisión del obispo Llopis Ivorra. Obispo, que aun en la actualidad, no está muy bien recordado por los habitantes de Coria.
Hotel Palacio Coria.
Aposentados cada cual en sus habitaciones, nos desplazamos al comedor para la cena, y  repetiríamos sitio en todas las comidas, por lo que las charlas con los mismos comensales serian más cordiales. Compartiamos mesa con Pruden, Crisanta, Agua Santa, Pepa, dos acompañantes de estas compañeras, mi mujer y yo, compañeras que tienes distintas especialidades y que han realizado mil y un trabajo en beneficio de los enfermos. Recodábamos nuestro deambular por la vida profesional, esos tiempos cuando trabajabamos en el Hospital de las Cinco Llagas, 
Antiguo  Hospital de las Cinco Llagas en Sevilla.

actual sede del Parlamento Andaluz,  esas salas en crucero como eran la del Cardenal, Saleta, San Cayetano y San José, presidia el crucero una gran imagen del Sagrado Corazón, sitio donde recuerdo al Dr. Pedro Bernalde  rezar todas las mañanas ante los pies del señor. Amplias salas corridas con la excepción de la de San José, que estaba cerrada con un cerramiento de madera y con una pequeña puerta siempre cerrada, ya que era sala de mujeres y las otras tres de hombres.
Recuerdos de San Cayetano, donde estaba el quirófano, quirófano custodiado por Dolores, la auxiliar del quirófano, fortaleza donde nadie entraba sin su consentimiento, pero que Pepe Chacón y yo pudimos vencer los recelos de Dolores, no sin antes permanecer mucho tiempo en el antiquirófano lavando y ordenando instrumental.
Rafi, Crisanta, Agua Santa, Pepa y Pruden.
Cena llena de Recuerdos, cada uno tenia sus historias y todas llenas de cuidados y amor por los enfermos. Pruden comentaba una visita a la Virgen del Rocio a la que le puso una velas, varias costeadas por un enfermo de su sala, le quitó las fajas como recuerdo para el enfermo, cuando fue a entregárselas, ya le habían dado el alta, un recuerdo que le acompaño por mucho tiempo.
El sábado recorreríamos el revirado camino que nos llevaría hasta la Villa de Gata, curvas que descompondrían muchos estómagos y que está ubicada al noroeste de la provincia de Cáceres, en el corazón de la Sierra de Gata. Camino ennegrecido por los recientes y no tan recientes incendios que destrozan el paisaje, tendida en la falda sur de las Jañonas 1367 m, coronada de robles, pinos, castaños y adornada por peñas de granito, emerge en medio de un mosaico de olivares por donde transcurre el río de la Rivera de Gata con sus aguas limpias y cristalinas. Visitamos su iglesia y las típicas calles del pueblo, pueblo anclado en el tiempo con calles estrechas y con una arquitectura tradicional.
Calle de Gata.
Volvimos a la dichosa carretera llena de curva para ir a ver Robledillo de Gata, otro precioso pueblo de la Sierra de Gata y que lo recorre el rio Árrago con unas bonitas vistas. Visitamos una típica bodega para probar el típico vino de pitarra, muchos no pudimos catarlo por los problemas estomacales de las dichosas curvas. 


 Calle de Robledillo de Gata.
En esta bodega, nuestra compañera Rosa Colomé, la alegría de la reunión, sufrió un tropezón con la desgracia de abrirse un pómulo en la caída, rápidamente fue asistida por los compañeros que le dieron varios puntos de aproximación, no perdiendo su sonrisa a pesar del accidente. 


 Vistas de Robledillo de Gata.
 Vistas al rio Árrago.

Rio Árrago al paso por Robledillo.
Visitamos la iglesia parroquial, dedicada a Nuestra Señora de la Asunción, obra del siglo XVI, de planta rectangular, de una sola nave, dividida en cuatro tramos, cubiertos por techo de madera a dos vertientes. 


 Techo de la sacristía.
Sobresale la cubierta mudéjar de la sacristía, todo lo cual nos lo explico amablemente la sacristana, vecina del pueblo y que disfrutaba con lo que enseñaba. Nos explico las tradiciones de Semana Santa y nos informo de un vídeo que había de su Semana Santa (Robledillo de Gata. Semana Santa Descendimiento.).
Hay muchos más vídeos de esta Semana Santa de Robledillo de Gata, para los que les guste este temario.
Ermita donde está la Cruz.
  Tras la visita de la parroquia, nos acompaño hasta la ermita donde está la cruz donde crucifican al Cristo que esta en la urna de la parroquia. Ermita que está rodeada de un precioso paisaje.
El Cristo que crucifican en la Cruz de la Ermita.


 Preciosa corriente de agua junto a la ermita.
Finalizada la visita nos dirigimos para el almuerzo hacia San Martín de Trevejo al restaurante los Cazadores, donde creíamos que no comeríamos nada, por los problemas estomacales, pero  con la comida  que nos pusieron casi solucionaron los problemas.
Comida en San Martín de Trevejo.
 Tras la comida nos dirigimos para hacer una visita guiada a San Martín de Trevejo, viendo sus casas, sus  calles con un buen caudal de agua corriente y la guia nos fue explicando toda la arquitectura de la villa. 


 El agua corriendo por las calles.
Durante la visita charlábamos con algún que otro compañero, a uno de ellos que había trabajado en Traumatología del Virgen del Rocio le pregunté si conoció a Juanito Fernandez Valdivieso, compañero que el día de su fatal accidente de trafico, paralizo el Servicio de Urgencias, ya que en este servicio trabajaba, tristes recuerdos de la muerte de un compañero. También le pregunté a otro si conocía a Fernando Mateo, compañero desde los principios de los estudios, vecinos todos del Cerro del Águila en Sevilla, compañeros de unos de los más conocidos vecinos del barrio, como lo fue Diamantino Garcia conocido como El cura de los pobres, fue un cura obrero y sindicalista español, miembro fundador del Sindicato de Obreros del Campo.
Taberna-Museo Etnológico en San Martín de Trevejo.
En este pueblo, entramos en una taberna privada, donde tenia un pequeño museo etnológico, con recuerdos antiguos de un bariopinto de muestrario de cosas antiguas, alguno de los que disfrutamos de esta visita, decía que era lo más bonito que habíamos visitado. Finalizada la visita, vuelta a Coria y a descansar para la vuelta a casa, aunque aprovecharíamos la mañana para visitar la Catedral y ya en camino el monasterio más pequeño del mundo. 

En la cena volvimos a comentar los muchos tipos de trabajos realizados, una de las compañeras comentaba la cantidad de evacuaciones con ambulancias a todos los rincones de España, y yo recordaba las peligrosas evacuaciones que realizábamos en helicópteros a muchos sitios, en especial a Ceuta y Melilla, evacuaciones no todas muy bien seleccionadas, ya que se podrían haber realizado en otros medios menos peligrosos y mas económicos, y digo peligrosos, como lo demuestra el triste accidente de uno de estos helicópteros, que nada más dejar al paciente y al equipo medico, se estrello a los pocos minutos con la muerte de dos de los tripulantes y el tercero muy grave. Recuerdos, Recuerdos, Recuerdos.

Fachada principal de la Catedral de Coria.

La mañana del domingo, día de la vuelta, realizamos una visita guiada a la catedral de Coria, magníficamente dirigida por Oscar Garcia, que nos explico de una manera muy especial y didáctica todos los detalles de este monumento que está sufriendo un grave deterioro en sus estructuras, con unas grietas que da miedo observarlas, por sus dimensiones. Visita dedicada solo a nuestro grupo que no se perdió detalle de las explicaciones de Oscar. 
 Foto del Mantel de la última cena.
 Urna con el Mantel de la última Cena.

En todo lo visto en este templo, hay que destacar lo que vimos en el museo catedralicio, como fue, primero una vitrina con lo que creíamos que era el mantel de la última cena, era solo una buena foto de este mantel, al que si  vimos en una urna de plata que esta medio abierta, y con el mantel doblado, cosa que sin ser entendido en la materia,  creo no es una buena manera de conservar una tela. En este enlace tenéis toda la historia de este mantel: El mantel de Coria y la Sábana Santa se hicieron a la vez.

Vistas desde el comedor del restaurante.
Finalizada la visita a la Catedral de Coria, nos dirigimos hacia la Vía de la Plata para empezar la vuelta a casa, cosa que interrumpimos para comer en el restaurante El Palanacar en Pedroso de Acim, un restaurante con unas magnificas vistas y unas buenas viandas, celebrando la tabla de quesos variados y un puré de calabaza con clara de huevo y boletus. Finalizado el almuerzo, se sortearon tres decimos de lotería de Navidad, uno de los cuales le correspondió por sorteo a Fernando, nuestro compañero de viaje, asesor y guia de Viajes Triana, el que nos prometió un magnifico viaje para todo el grupo, si le tocaba este décimo, una anécdota de la comida.
Claustro del convento.
Finalmente y una vez que terminada la comida, nos acercamos al cercano Convento de la Purísima Concepción "El Palancar" donde  San Pedro de Alcántara fundo el monasterio más pequeño del mundo, impresionantes imágenes de austeridad, su celda la tenia en el hueco de una escalera, se sentaba en un pequeño marmolillo y apollaba la cabeza en un madero, me puse en esa posición y salí escopeteado del hueco de escalera, agobiado y pensando que San Pedro se había enojado con mi osadía.
Minúsculo aposento de San Pedro, aquí dormía.
 Detalles de la pequeña capilla del monasterio.
Un lateral de la capilla.
 El otro lateral de la capilla.
Y terminada la visita a este bello y austero monasterio, ya emprendimos la marcha definitiva para Sevilla, no sin antes hacer una parada técnica por los horarios de conducción y alivio para los transportados.

Despedida en las puertas del colegio de todos los compañeros y pendientes del próximo viaje, que ya será para el tradicional de la matanza. Un viaje que nos ha recordado tantas cosas pasadas y el recuerdo de los compañeros que ya no están entre nosotros. Recuerdos, Recuerdos, Recuerdos.

Saludos de Gabriel.