Buscar este blog

domingo, 13 de abril de 2014

Séptimo Recorte de los Cascos de Hacedora Barefoot.



 MANOS DE HACEDORA
Séptimo recorte de los cascos de Hacedora Barefoot
Esta semana le hemos realizado el séptimo recorte a los cascos de Hacedora Barefoot, y hemos empezado a tener problemas con el mantenimiento de los cascos, pero que los hemos solucionado y espero poder explicaros las soluciones que he tenido que aplicar y la experiencia que he sacado de estos problemas.
El arreglo de los cascos ha sido normal, con la diferencia de que la línea blanca se ve más delimitada, cosa que antes casi no se notaba, ya que era un plano continuo con toda la suela.
El problema apareció el fin de semana, ya que nos fuimos a un raid desde el viernes y el lunes por problemas familiares tampoco pude ir a la cuadra, tres días sin aparecer y como el “ojo del dueño engorda al caballo” pues cuando acudí el martes a montar, las ranillas se encontraban un tanto negras y blandas, las limpie cuidadosamente y salí al campo a entrenar, cuando vuelvo de trabajar, estaban limpias pero con partes de estas un tanto sueltas, así que le quite lo que colgaba y decidí  que había que aplicarle la solución de Vinagre de Manzana con Sulfato de Cobre y de Zinc (articulo El Milagro del Sulfato de Cobre-Zinc en la Ranilla... ), así como la revisión de la cama.
PIES DE HACEDORA
Al día siguiente de la aplicación ya se notaba la mejoría en las ranillas y a los tres días estaban casi igual que antes del fin de semana.
Las conclusiones de este pequeño accidente de los cascos, es que no se puede dejar que la cama del box esté húmeda, que hay que limpiar los cascos a diario, así como el trabajarla a diario en el campo, si no es posible, darle cuerda para que la arena del picadero haga la limpieza diaria natural. 
El tratamiento del Vinagre de Manzana con el Sulfato de Cobre y de Zinc en las ranillas es una magnifica solución para cuando estas se reblandezcan ó se alteren por culpa de un box sucio.
En estos días de tratamiento, hemos tenido la suerte de que la yegua no ha sentido las piedras de los caminos, y esto es una buena señal de no haberse dolorido en el caminar ni en el trabajar.
Saludos de Gabriel.